Todos en algún momento nos han roto el corazón, en ese momento pensamos que no encontraremos a nuestra alma gemela y que viviremos criando gatos solas. Aunque la soledad no es tan mala como muchas veces la muestran, no debemos de desesperarnos por una ruptura amorosa.

Un estudio científico demuestra que en realidad el verdadero amor, nuestra alma gemela, la encontraremos entre los 27 y 35 años.

Según la matemática, las emociones del ser humano  no están ordenadas, lo que hace que no sean tan racionales ni predecibles. Y aunque no lo crean, el amor está lleno de patrones que se pueden estudiar.

“En toda acción existe un punto ideal para maximizar los resultados o minimizar los daños, en el que debemos detenernos antes de pasar a la siguiente etapa. A esto se le conoce como la teoría de la parada óptima, y es la mezcla entre ser pacientes y estar alertas”, explicó la matemática Hannah Fry, quien es la encargada de este estudio.

 Fuente: Agencias